Tu bebé crece inteligente

  1. Crea una fuerte conexión con tu bebé

El cerebro fue programado para buscar seguridad, de modo que, si no tiene seguridad no aprende. He aquí la gran importancia de hacer sentir seguro a tu bebé.

Estas cosas pueden hacer que tu bebé se sienta seguro:

  • Haz contacto con su piel siempre, desde el primer momento.
  • Colócate frente a él, cara a cara, dejándolo que te observe y pueda aprender de tus gestos.
  • En ocasiones dale unos masajes.
  • Háblale en todo momento o regularmente.
  • Cárgalo en rebozos u otros distintos cargadores para bebé.

Al tener un bebé recién nacido, la falta de sueño y otras cosas más incluyendo tus nuevas responsabilidades hacen que crear un ambiente seguro para tu bebé sea un poco difícil. Pero, mantener una buena relación con tu pareja de algún modo hace sentir seguro a tu bebé.

Se sugiere hacer una lista y discutirla con tu pareja sobre quien debe hacer que y cuando. Se aconseja a que se pueda mantener una buena comunicación donde se puedan apoyar el uno al otro frente a los momentos emocionales y difíciles que se puedan presentar.

Si llegas a tener una discusión con tu pareja frente a tu bebé, no debes preocuparte, ya que eso suele pasar. Pero si debe procurar en ese momento reanudar el sentido de seguridad en tu bebé haciendo las paces con tu pareja frente a este. Los pequeños quizás no puedan entender las palabras, pero si las emociones entre tu pareja y tu y estas le afectan.

 Háblale sobre tu día

Es recomendable hablarle con regularidad a tu bebé. El cerebro está diseñado para buscar patrones, cuanto más patrones de lenguaje escuche, más fácil le será aprender. Habla con tu bebé lo que paso en tu día. “Los pensamientos se encuentran presente en todo momento”, y aunque en lo normal no decimos todo en voz alta, decir las cosas vocalmente y más a menudo mejora la capacidad cerebral de tu bebé.

A los niños que le hablan con más frecuencia, para cuando estos cumplen los 3 años de edad, su coeficiente intelectual suele ser más alto un 1.5 %, que aquellos a quienes no le hablaron. Además, los pequeños que escucharon algún lenguaje con más frecuencia, poseen más habilidades al leer, hablar y escribir cuando asisten al preescolar.

Ahora ¿cómo cultivar o sembrar esa semilla de un buen desarrollo en el lenguaje? existen tres puntos que son claves: el número de palabras, la variedad y complejidad de la misma y la forma en la que las dices.

Al hablar con tu bebé sobre tu día, de forma natural usas todo tipo de palabras, y en el momento en que describes algo como “sombrilla azul” y “el café esta muy caliente”, le pones un gran toque al lenguaje que tu bebé está conociendo.

 Ponlo “cara a cara”

Sabemos que en muchas ocasiones sentimos esas ganas de querer hacerle caras chistosas a nuestro bebé, bueno pues hazlo. Recuerda que estarás ayudando a su desarrollo cerebral.

Los bebés comienzan a reconocer la expresiones de los padres a partir de los 3 meses de edad y no se detienen ahí. A partir de los 5 meses los bebés tienen la capacidad de reconocer y comprender emociones en las caras de personas desconocidas. Ya entro los 7 y 9 meses, pueden comprender gestos de algunos animales. Recuerda que las emociones son una de las primeras formas en la que tu bebé se puede comunicar.

 Menos tiempo sujeto

Hoy en día la mayoría de los bebés pasan la mayor parte de su tiempo en contenedores, carriolas, asientos para autos y otras cosas que les impide el movimiento.

Muchos bebés pasan hora sentados en la parte trasera de un auto en una silla infantil. Claro esta que la seguridad es lo primero. Pero debemos limitar la consecuente ocasión en que un niño se encuentre impotente al movimiento.

Un bebé necesita moverse libremente, ver hacia arriba, abajo, enfrente y atrás ya que debe responder a los estímulos externos. Este es guiado por las señales que reciben sus ojos y oídos de tal forma que debe seguirlas.

POST REPLY