No me escucha ¿qué debo hacer?

Cuál es el motivo por el que los niños menores de 5 años ignoran a los padres

Sabemos que en algún momento has dado la orden a tu hijo de que recoja sus juguetes o que haga cualquier otra cosa en algunos casos porque ya es la hora de comer, y este te ignora como si no estuvieras hablando con él, o en otros casos te responde de manera negativa. Pero ¿por qué no te hace caso?

Los niños, mientras más autosuficientes se vuelven en lo que hacen, menos necesidad sienten de escuchar a los padres o de no escuchar simplemente lo que no quieren oír. Es notable que a esta edad las prioridades que tiene tu hijo, además, son muy diferentes a las tuyas. No saben comprender la preocupación que llevas por la seguridad, de tal modo que no sienten el deseo de hacer las cosas con rapidez. Así que no te molestes tanto ya que sabes que de vez en cuando tus hijos te ignorarán.

Ya que eres su persona de más confianza, este está practicando su nueva capacidad contigo. Aún así sabemos que en algún momento tu hijo tendrá que escucharte y prepararse para cenar. La clave para esto es, lograr que coopere, al mismo tiempo que pueda disfrutar de su nueva independencia.

Esto debes hacer cuando te ignora

Se precisa y práctica

Debes asegurarte de que lo que le estás pidiendo es algo especifico y razonable. Al pedirle “Limpia tu habitación” es algo vago para el y está por encima de su capacidad. “Pon tus tenis en el clóset (armario), por favor” ya esto lo asimila más fácil y está a su nivel y, en lugar de pedirle que se prepare para cenar, mejor dile “Lávate las manos y vamos a la mesa”. Al mismo tiempo que tu hijo aprende a hacer nuevas tareas tu también aprendes, y te beneficias de esto. Otro ejemplo sería que, en lugar de decirle “ayuda a papá a quitar los regueros”, puedes enseñarle como limpiar los platos votando los restos de comida y poniéndolos en la pila.

Simplifica lo que le vas a pedir

Parte de la ignorancia es por la falta de comprensión a lo que le estás pidiendo que haga. En esta edad un niño responde mucho mejor a cualquier instrucción que no contenga más de 2 o 3 pasos. Por ejemplo, “por favor, sube y busca tus zapatos y calcetas, y tráelos” o “por favor tráele a mamá la toalla azul que está en el baño”.

Sé consecuente

Cuando ya deben irse de algún lugar donde a tu hijo le guste estar, debes informarle unos minutos antes, y al momento de irse lo guías de forma pasiva hasta el auto. Por igual, en el momento que le pidas que se baje de la mesa y este te ignore, ve inmediatamente y bájalo tú.

Debes motivarlo

Recuerda que la idea de todo esto es siempre que él haga lo correcto porque él quiere hacerlo, no por miedo o temor. Los pequeños en esta etapa quieren agradar a las demás personas, de tal modo que halagarlo, elogiarlo y darle ánimos ayudará a que este haga lo que le pides.

Utiliza otras formas para el “no”

Tu pequeño te ignora cuando le dices un “no” quizás porque lo escucha en muchas ocasiones. En lugar de gritarle, trata de buscar diferentes formas al decirle “no”:

“No patees la pelota dentro de la casa”, mejor puedes decirle: “salgamos a jugar con la pelota”. Y en vez de decirle “no” puedes: en otro momento, después de esto, luego de aquello, a tal hora. Cuando el pequeño recibe una opinión tuya, le estás dando la oportunidad de reafirmarse de manera positiva.

POST REPLY